mar12may

zazu

Escrito en Ancla de Pridwen, Barajas, Lectura de Tarot, Lectura de Tarot gratuita, Lecturas de cartas, Tiradas, Visconti-Sforza

Hola Sacerdotisa, ante todo agradecerte tu labor en esta página y felicitarte por tu tesón y tu esfuerzo. Creo que lo llevas muy bien y espero que recibas la misma gratificación diariamente. Soy asidua lectora aunque no suela comentar más que nada por falta de dedicación y de tiempo. Ya hemos tenido algún contacto en privado hace meses y agradezco tus palabras. Me he animado a consultarte ahora mismo porque me encuentro en una encrucijada. Y porque una de las consultas de aniversario que realizasteis hablaba sobre el sentido de la vida y eso me hizo reflexionar. Mi nombre completo es Aránzazu León Almeida, nací el 04/02/1975. Acabo de cumplir 40 años y no me siento nada bien conmigo misma. Comencé una terapia gestalista hace unos meses pero ahora me encuentro bloqueada, creo que ni siquiera tengo tiempo para dedicármelo a mi misma. Trabajo en el negocio familiar desde hace más de un año y está siendo muy duro para mi. Me enfrento cada día al rechazo de mi padre, a su desconfianza e infravaloración. Entré allí no sólo con la idea de tener un trabajo estable, anteriormente había estado a cargo de un negocio propio que fracasó, sino con la idea de hacerme cargo del negocio en poco tiempo ya que mi padre se jubilaba. Todos mis valores se tambalean ahora mismo. Mis intenciones y mis propósitos. Me siento devastada y fuera de mi. Quería trabajar en el negocio de mi padre, demostrar que era capaz de llevarlo y llevarlo de una forma que fuera sana para mi, que me permitiera, correr, crear, mantener mi tiempo de ocio y mis inquietudes artísticas (música e imágen principalmente), leer, cuidarme… Todas las pruebas parecen pocas todas las exigencias parecen pocas, todas las novedades y sugerencias son despreciadas a cambio de la exigencia de lo único que yo no quisiera ceder: tiempo tiempo tiempo. Y parecemos dos toros enfrascados con sus cuernos. Yo estoy adoptando su misma dinámica de sacrificio extremo y dedicación y ni veo la gratificación ni me encuentro por ningún lado. No puedo ser feliz ahí, no puedo ser feliz ahí adoptando su estructura.
Ahora con cuarenta años me veo que no me he desarrollado profesionalmente en ningún tema de los que siempre me han interesado y para los que me he formado, por inseguridad, o por miedos o por mala suerte, y sin embargo me he ido asiendo al entorno familiar y a su labor de la que siempre he presumido ser independiente, volviéndome totalmente dependiente de él. Lo más duro es comprobar que más que su gratificación me he ganado su desprecio. Y el mío también.
Mi pregunta principal es si hay un modo de conciliar el trabajo familiar con mis verdaderos intereses que son más intelectuales y artísticos, si realmente me conviene luchar por eso y cómo hacerlo. O si debo dar una vuelta completa a mi vida, aunque me encontrase en una situación más precaria, pero no relegar lo artístico al terreno del ocio y luchar por desarrollarme como persona realmente independiente desprendiéndome por completo del vínculo familiar y laboral. Todo eso me planteo ahora mismo. Todos esos “pajaritos” que siempre me han dicho que no debo seguir, sean tal vez los únicos capaces de salvarme ahora mismo. Qué debo hacer y cómo hacerlo.
Entiendo que sea una pregunta complicada para desarrollarla en una respuesta gratuita, agradecería enormemente tu atención y, por supuesto, respeto por completo tu elección. Un saludo amistoso y un abrazo inmenso.

zazu, no suelo preguntar directamente por una cuestión si se trata de un bloqueo o el consultante dice no estar a gusto consigo mismo, algo que es tan frecuente que no debería considerarse una rareza. Ahora bien, ya que has tenido conmigo contacto privado y has leído entradas gratuitas entenderás que el espacio público es más reducido y no pued ahondarse de la misma manera que de forma privada, en el sentido en que tu pregunta apunta al cómo, eso, en esencia, lo debes descubrir tú.

10

3                                4

2

5                 1                7

6                                   8

9

sota de espadas/7 de oros

La sota de espadas se refiere a la diplomacia, a la actitud vigilante (control, a veces celos) y también al estudio, a la mente. Unido al 7 de oros creo que puede indicarte un final de lucha, siete de oros, con una actitud diplomática o una lucha fría, por así decirlo.

Caballero de copas

Enamorados                                    Emperatriz

Cinco de copas

Dos de oros

Diez de bastos                             Siete de copas

Justicia                              Tres de copas

Cuatro de bastos

 

Posiciones:

1. Circunstancias generales predominantes, lo que está sucediendo ahora. DOS DE OROS. Esta carta representa lo cambiante, lo imprevisto. El ingenio en lo material, la fuerza del ganador más inesperado. Es una carta absolutamente material por lo que no conecta con tus ilusiones o inquietudes artísticas sino que te recuerda que nada está hecho, de nuevo volviendo a la inteligencia y al galanteo.

2. Cuál es mi dirección actual. No contiene instrucciones pero creo que en este punto puede considerarse si es correcto o no el modo de actuar presente. 5 DE COPAS. La oposición principal de tu padre va a continuar, a continuar de forma activa, bueno, pasiva, de copas. Es decir, no te va a echar pero hará todo lo posible por hacerte ver que no respondes al negocio como él mismo lo ha hecho.  Es la desconfianza y tu decepcion y arrepentimiento. Siendo una carta de ganancia la primera y de pérdida la segunda lo que creo que es teniendo posibilidades de ganar, por así decirlo, psicológicamente para ti es mayor la carga, un poco el espíritu atormentado.

3. Cómo estoy impidiendo el fluir libre de mi existencia. ENAMORADO. Parece indicarte que no es buena o no es real la duda o disyuntiva entre dos caminos. No tienes otro trabajo estable para alimentar tus impulsos artísticos, por lo que la duda, vacilación y la falta de decisión no es buena. La incertidumbre y el tormento moral, de nuevo. Ceguera y tentación, qué camino, el feliz moralmente o el estable materialmente.

4. Qué oportunidades me resultan ahora accesibles. EMPERATRIZ. Si creo que puedes llevar todo esto a tu terreno. De hecho, representa la carta de la empresa y los proyectos.

5. Factores hogar/familia. 10 DE BASTOS.  Indica la sobrecarga o llegar a un límite y también que nos sentimos alejados de la familia. Favorece el extranjero y los viajes y habla de cambios. Los creo posibles.

6. Factores empleo/ profesión. JUSTICIA. Esu n sitio que te ofrece equilibrio, pero es muy conservador.

7. Factores de las relaciones. 7 DE COPAS. Eres una persona idealista que pone ilusión en lo que haces, tanto en el amor como en otras relaciones. Esta ilusión que tú proyectas se ve desde la perspectiva del negocio como un problema, ¿por qué? Porque realmente si te fijas lo que está ocurriendo es de un lado una resistencia pasiva, afectuosamente negativa como energía pero de otro lado es cargarte, llenarte de responsabilidad.

8. Sobre qué debería tomar conciencia. 3 DE COPAS. Sobre las ilusiones, si son reales y sobre lo que podemos triunfar. Sobre la solución concreta del problema.

9. El pasado. 4 DE BASTOS. La familia siempre estuvo, siendo como es, quizás en una armonía apática pero fue fuente de tranquilidad. Espera paciente.

10. Resultado futuro posible. CABALLO DE COPAS. Creo que hablan de afecto y ayuda de alguien quizás joven y afectuoso. Ayuda familiar, la inteligencia unida al afecto.

Me da la sensación de que tu padre lo que quiere, sin entrar en que esté bien o no, es que te centres en el negocio, de alguna manera no te ilusiones con lo que no es tangible o real, una lucha que da frutos. Puede ser que ahora tengas que poner más energía en el modo que él quiere y aplicar la inteligencia para después desarrollarte. El tema de la edad es un factor obstaculizante en nuestra psicología, el qué lleguemos o el qué pensemos o queramos es complicado conciliar y por otra parte un sueño o ilusión es importane pero no invalidante del resto.

Escribe un comentario:

0



9 comentarios para “zazu”

  1. M.A. dice:

    ¡Hola Zazu! Soy Andrea ¿Te acuerdas de mi? Hacía tiempo que no sabía de ti, y siento ver que estás en esta situación tan angustiosa para ti. Aunque no sé si servirá para mucho voy a hacer tu numerología para ver si echa más luz sobre lo que ya te ha te han dicho las cartas ¿Te parece? Un fuerte beso y ¡mucho ánimo!

  2. sacerdotisa dice:

    M. A, gracias por tu gran aportación, guapa.

  3. zazu dice:

    Hola Sacerdotisa! Hola M. A.! Realmente sorprende ver tu nombre ahí en portada, muchas gracias sacerdotisa! Necesito algún tiempo antes de escribir y lo cierto es que casi que no lo he tenido. M. A. Recuerdo que de tus primeras prácticas de numerología las hicieras conmigo, cuando aún nos carteábamos. Después monté el negocio y me olvidé de muchas cosas. Pero ahora no quería que fuera así, porque no es sano, y porque lo siento como una represión y porque no lo siento realmente mío. Necesito algo más de tiempo para hacer un análisis, tal vez esta noche. Pero gracias de corazón.

  4. zazu dice:

    No puedo hablar… Sólo darte las gracias.

  5. sacerdotisa dice:

    Zazu, gracias a ti.

  6. zazu dice:

    Hola Sacerdotisa. Vuelvo a leer la tirada que me realizaste hace más de seis meses. Me sentía bastante dolida como para hablar. Me sentía en la encrucijada de responder y comentar porque sé lo importante que es para ti, o para cualquiera tener ese feedback pero a la vez en ese momento sólo me podía salir rencor y no quería hablar de temas personales y familiares en estas páginas, no es ese el fundamento, me parece a mi, de la tirada ni de la respuesta; pero en ese momento no era capaz de expresar mi pensamiento de otro modo.
    Entiendo las limitaciones de la tirada gratuita y por supuesto te agradezco tu atención y sigo admirando tu forma de interpretar las cartas. Necesitaba comentarte varias cosas, pero si no te importa, prefiero fraccionar el comentario.

  7. zazu dice:

    Analizando la tirada: La descripción del cinco de copas refleja perfectamente nuestra relación, y más allá de la carta, su descripción de ella es finísima. Siempre hay una decepción, por parte de los dos.
    Del resto me dejó bastante perpleja tu lectura de estas tres en concreto: La del siete de copas como carta idealista. Supongo que, mal que me pese, me retratan bien. Me es imposible no imaginar y no proyectar nuevas cosas. Su rechazo ante lo nuevo era completamente nocivo para mí, porque tenía unas implicaciones afectivas durísimas, pero para mi era imposible a la vez introducirme en su engranaje como una simple tuerca, por muy sencillo que fuera el mecanismo.
    La justicia para mi no sólo era equilibrio conservador, era un STOP. “Deja de inventar cosas“. Y también la leo ahora en el sentido del karma: es en lo que te has cultivado, mucho más que en la música o en cualquier otro arte, lo que has ido cultivando sin saberlo realmente es a atender un negocio.
    Recuerdo que despues de un tope comencé a hacerme un hueco en el que me sentía más cómoda simplemente ajustando horarios, de todas formas después del verano volvió a saltar la guerra porque no era eso en absoluto lo que se me requería.

    Me dió la impresión, en su momento, de que no me había expresado bien: que yo tuviese otras inquietudes y que no quisiera sacrificarme en el negocio como veía a mi padre sacrificarse durante años dia a día no era algo que menoscabara mi trabajo: entonces trabajaba entre diez y doce horas al día y mi implicación era plena. Mi insatisfacción saltaría de muchas formas pero si hacía algo de música o de fotografía, no era algo que pudiese perturbar a mi padre, no creo siquiera que se diera cuenta o simplemente lo poco que viese lo entendería como una amenaza.

    De todas formas tu lectura de la Emperatriz, si me hizo sentirme íntimamente ofendida: ¿Por qué la aparición de la Emperatriz en vez de apoyar mi vertiente creativa me refuerza mi lado empresarial? Yo en realidad sólo quería que alguien me dijera: “Sí, puedes hacerlo“.

    Y la verdad es que ahora te entiendo. He dejado el trabajo. Y no sólo mi situación económica se ha vuelto más precaria e inestable, sino que la alternativa artística no está forjada, ni mucho menos. Y es eso lo que me hace sentir incómoda. No la falta de recursos económicos sino darme cuenta de que realmente no había ninguna salida profesional por el otro lado, no al menos de momento. Me he tirado del tren en marcha. Y mi padre me está apoyando económicamente. Esa limitación pasiva ahora se vuelve generosa.

    Se me quedan dos cosas claras: todo mi conflicto era afectivo. Y mi conflicto afectivo lo debo resolver yo más allá de mi padre y del negocio. Y por otro lado: ninguno de los dos “me quiere allí“. No es que no me quiera, ni quiere que pase penurias económicas, pero ni él me quiere allí ni yo me quiero allí.
    Y me ha venido muy bien retomar la tirada ahora para recordarme y reafirmarme en que yo tengo otro destino, aunque me haya tirado del tren en marcha.

    Gracias de nuevo, Sacerdotisa, por tu tiempo y tu dedicación y tus palabras.

    Y gracias M. A por tu ofrecimiento, la verdad es que muchas veces me he sentido en la necesidad de retomar nuestra relación epistolar, pero la numerología no es algo con lo que acabe de sentirme cómoda, tal vez porque no la entienda bien o no haya profundizado en ella, espero que algún día me la expliques.

    Un abrazo a las dos.

  8. M.A. dice:

    Querida y linda Zazu, es bien loable de tu parte que después de unos meses te tomes la molestia no solo de releer la lectura que te hizo Sacerdotisa, sino, sobre todo, de escribir este texto tan lleno de reflexión y en el fondo tan bello. Siempre pensé desde que te conocí que tenías un don para la escritura, además de para la música y para el arte, aunque esas facetas de tu vida las conozco a través de lo que en su día me contaste. Es valiente de tu parte dejar aquello que ni te satisface, ni te hace crecer, o no al menos como tu quieres.

    Te deseo suerte en lo que emprendas. Y no te preocupes por el contacto. Estoy convencida de que uno retoma a las personas o a las cosas cuando en su interior algo se lo pide, mientras tanto la latencia, solo enfría las relaciones, no las empobrece ¿No es el frío lo que usamos para conservar? Creo que entiendo porqué la numerología no te agrada tanto como el tarot.

    Un fuerte abrazo.

  9. sacerdotisa dice:

    Zazu, con esta reflexión expresas muchas cosas que me cuestan transmitir. Ese sentido cruel del equilibrio o de lo justo, la dificultad de encontrar un punto medio entre nuestros sueños, realidades, posibilidades y potenciales. En las consultas privadas exploto y explico hasta la saciedad por qué un camino sí o no sin que se deba indicar la dirección, porque entiendo que de ese error o decisión ha nacido esto, estas palabras. Gracias infinitas por volver y por pensar. Besos.