mié25oct

¿Debemos auto leernos el Tarot?

Escrito en Lectura de Tarot

Resultado de imagen de leerse el tarot a uno mismo

Imagen: https://www.akavideos.com/watch?v=u0uKHcesFFo

Ya seas un principiante como te dediques al Tarot de forma profesional, seguramente te encuentres con dificultades para realizarte una lectura ante una situación que te gustaría esclarecer, o bien, simplemente, para comprobar qué te quieren transmitir en un momento determinado, “abrir las cartas”. No creáis que solo os sucede a vosotros, el mismo Alejandro Jodorowsky lo asegura en este post, donde además introduce un método para poder auto leerse utilizando los veintidós arcanos mayores.

En mi caso, no sólo es la posible falta de objetividad o el desorden aparente que muestras las cartas, hasta el punto que no entiendo ni veo conexión entre ellas (me suena a chino), sino que parece que al abrir las cartas se abre un portal donde cabe todo el mundo de mi alrededor, como si pusiéramos la radio y pasáramos por muchos diales hasta encontrar el buscado. Con la diferencia de que alguna vez, rara vez, consigo conectar un segundo. Así que ver tanta espada junta me ha quitado las ganas de auto evaluarme.

Normalmente, aparecen muertes o desgracias de personas por las que no siento afecto directo, a veces incluso es un allegado de un conocido, pero ahí está. Hace muchos años que nadie me lee las cartas, quizás porque no me interesa demasiado que me predigan un viaje o un posible accidente. Lo que me interesa es lo que intento mostrar desde este blog en los últimos años: esa parte emocional que no sabemos expresar exactamente.

No considero negativo el ejercicio de la auto lectura. Lo que sí creo que es contraproducente es que se pregunte una y otra vez por un mismo tema sin que se sea capaz de tomar un consejo de ese conjunto de sesiones. No debemos olvidar que la escala evolutiva que representa el Tarot consiste tanto en la adquisición de virtudes como en la superación de obstáculos y tentaciones.

Sé que muchos de vosotros os auto leéis, ya que algunas veces me habéis pedido opinión al respecto.

¿Qué experiencia os ha resultado más curiosa?

Escribe un comentario:

0



5 comentarios para “¿Debemos auto leernos el Tarot?”

  1. Alaitz dice:

    Hola sacerdotisa, interesante el tema. Me pasó algo curioso una vez. No me di cuenta de que una carta se me había quedado en la caja y pregunte por mi relación con una persona a la que no encontraba nada positivo y que en aquel momento no podía ni ver, pero con la que trabajaba y tenía que ver todos los días. La respuesta era todo cartas positivas a la amistad. Pensé que no podía ser y estaba bastante más atrasada de lo que yo pensaba en el tema. Era imposible. Cuando guarde las cartas me di cuenta de que el loco no había estado en la lectura y pensé: ahí está, que inteligente es el tarot! Me ha hecho entender enseguida que sin todos los arcanos no hay equilibrio y no funciona. Ha pasado tiempo, ya no trabajamos juntas y tenemos una bonita amistad. He conocido esas facetas que jamás imaginé ella tuviera. Pues sí que es inteligente el tarot, que quiso darme a entender que lo imposible puede ser posible. Un beso!

  2. sacerdotisa dice:

    Alaitz, a mi me ocurre algo sin la presencia del Tarot, aunque quizás lo haya aprendido a través de él y es que no puedo fiarme de la primera sensación que una persona me transmite, ya que, como persona sensible lo soy mucho al tono de voz, el volumen de ésta, en fin, que me doy un tiempo para ver distintas facetas. Asi consigo que la gente no me sea desagradable solo por un modo concreto de actuar. La sensibilidad tiene todo eso, y el Loco es tan complejo que necesita estar en la baraja!

  3. Alaitz dice:

    En este caso concreto no fue una primera impresión. Fue mi jefa durante un par de años y tenía una actitud muy déspota e irrespetuosa hacia todos los que trabajamos para ella. Incluso nos insultaba. Ahora que la conozco más creo que se debía a inseguridades. No justifico su actitud ni creo que sirviese para el puesto, ya que el ambiente laboral era muy desagradable para todos nosotros. Después, al conocerla fuera del trabajo me ha parecido incluso una una persona. Algo que para mí era incompatible con aquella actitud y su falta de empatía. Para ti entonces, aquella lectura al no estar presente el loco no fue válida? Porque me he acordado muchas veces y yo estaba convencida de todo lo contrario. Gracias.

  4. Oeste Celeste dice:

    Querida, entro con cierta timidez en este post porque no me “manifiesto” desde hace muucho tiempo. Pero te sigo, esporádica y fiel, y hoy es hoy, y he visto esta entrada, y me lanzo, y respondo.

    Yo no uso nunca las cartas invertidas. No sé, me turba un poco infundir una premeditada negatividad a una carta en concreto, así que me cercioro de que todas están al derecho: tiendo a verificar siempre que todas están en posición antes de barajar y proceder con la lectura. Un hecho curioso que me ha sucedido recientemente es que una de las cartas – la papisa – salió al revés. Insistí en la lectura y otras 3 cartas ( arcanos menores) salieron invertidas entre otras. Naturalmente esto no es un hecho marciano, está claro que se me “colaron”, pero es una distracción improbable para mí, me dio mucho que pensar, especialmente porque preguntaba por una mujer muy cercana a mi entorno.

    Otra curiosidad que se ha convertido en un ritual entre las cartas y yo es que me han puesto nombre, es decir, me han otorgado una carta: el paje de copas. A lo largo de todos estos años he tenido innumerables ocasiones para comprobar que se dirigen a mí frontalmente usando esa carta. Es algo que no deja de impresionarme, sé cuando el paje hace referencia a mí, es extraño, pero también bonito, instaura una conexión muy familiar – casi genética- entre nosotras que generalmente favorece la lectura.

    Un cálido abrazo, sacerdotisa. Y un saludo a tus lectoras de siempre.

    Oeste Celeste.

  5. sacerdotisa dice:

    Yo tampoco las uso, me distraen, estoy de acuerdo y si aparece alguna invertida, desde luego hay que tenerlo en cuenta.
    A propósito de la sota, sabrás que aunque simbolicen a un subalterno o persona joven, esta sota no tiene edad, aunque sí mantiene la inocencia y la imaginación. “Esta carta suele señalar a gente muy joven e inocente, pero si la miramos de cerca su cara no denota una edad en particular. Por eso, se habla del eternamente joven. Tiene algo que recuerda mucho a El Ermitaño, ya sea por cómo toma la copa o acomoda su manto“. Así que ya sabes, eternamente joven, además de ser portadora de buenas noticias, de alegría.
    Besos.