dom22abr

Camino emocional en el Tarot. Identificación de situaciones bloqueo (I)

Escrito en Combinaciones de arcanos, Debate sobre arcanos, Lectura de Tarot, Teoria del Tarot

Resultado de imagen de secuencia mundana en el tarot

 

Como hemos analizado en otras ocasiones, en el Tarot pueden distinguirse tres niveles de realización. Con realización nos referimos a la posibilidad de desarrollo máximo del ser individual, desarrollo que es posible observar a través de las lecturas de Tarot y de la presencia más o menos repetitiva de algunos arcanos, cuyo primer mensaje se entiende respecto a su ordenación numérica.

El Tarot evolutivo lo es en sentido creciente o sumatorio.

Los tres niveles son:

  • Los arquetipos iniciales y la secuencia mundana, esto es, junto con el Loco como inicial, del Mago al Carro. Puede limitarse a la época de la infancia y a la aprehensión de sus aspectos filosóficos o la ruta de los grandes Arquetipos.

  • La mirada hacia dentro, un viaje al interior, de la Fuerza a la  Templanza. Aunque no siguiéramos el cambio numérico del VIII al XI, ya que el 8 es el símbolo de la justicia y no debe en principio cambiarse, ambos números estarían incluidos en esta secuencia (como diferencia básica entre los Tarots de influencia francesa e inglesa). El autodescubrimiento y el cambio interior.

  • El Gran viaje: el objetivo de la iluminación. Del Diablo al Mundo. Los grandes desafíos.

El principal problema evolutivo se encuentra en el paso del primer al segundo nivel, ya que notamos con el paso del tiempo que nuestro estado emocional no ha crecido como nosotros lo hacemos biológicamente. Es el momento en que nos preguntamos por qué estamos bloqueados.

En la descripción somera que se hará a continuación no se ofrecen los aspectos negativos o de crisis que cada arcano conlleva. Tampoco debéis confundir el tipo de energía (activa/pasiva) con el género (femenino/masculino), porque podéis caer en el error más común de efectuar una lectura prejuiciosa.

1. La ruta de los grandes Arquetipos

El Loco: dice “soy divino”. Soy el dios de mi realidad y elijo jugar.

El Mago: dice “yo quiero y puedo crear”. Soy el transformador, el que marca los comienzos.

La Papisa: dice “yo aprendo para crear”. Me he encarnado, pasaré un tiempo de reposo antes de iniciar el camino. Proceso la información de este mundo para crear.

La Emperatriz: dice “yo hago nacer lo material”. Es el arquetipo de la madre creadora, abrigo, alimento y protección.

El Emperador: dice “yo me incorporo y actúo en el mundo”. Es el arquetipo del padre, autoridad, límites, orden, acción.

El Papa: dice “yo he integrado lo aprendido y enseño”. El aprendizaje formal de la escuela, la comunicación y las normas de la sociedad.

El Enamorado: dice “yo decido buscar el equilibrio de energías”. Es el comienzo de la elección y del amor. Primer intento de tomar decisiones y, por lo tanto, comienzo de las equivocaciones.

El Carro: dice “yo conduzco mi vida”. He madurado. He llegado al final de una etapa y ahora dirijo mi vida hacia el éxito, sabiendo de mí y de mis limitaciones.

Esta secuencia corresponde a la niñez y al despertar sexual. Los pasos del niño hacia el entendimiento, donde la familia, el entorno social y la educación son clave.

El escollo que podemos encontrar en las lecturas con más frecuencia corresponde al Enamorado y al Carro.

Como imposibilidad de crecimiento o de paso al siguiente ciclo, que es distinto el carácter o descripción de una persona y  el momento o esencia de su evolución. Puedo ser Papisa y Luna o Enamorado y Ermitaño, ambos definen cómo soy y dónde me encuentro, lo que será matizado por los arcanos menores. Por eso, entre otras razones, no me gustan las lecturas con dos o tres cartas que en lugar de ayudar a la reflexión ofrecen multitud de dudas.

Escollo del Enamorado

Enamorados

Sinónimo de volubilidad, vulnerabilidad, conviene recordar que todo seis implica la búsqueda de la belleza que será matizada por los arcanos menores para enfatizar algún aspecto concreto. Pero es cierto que suelen abundar los seis en personas que no logran ser felices, a pesar de que el mensaje del Enamorado es, precisamente, hacer lo que a uno le gusta, buscar el placer de los sentidos. Es la belleza del amor. La segunda manifestación sería a través de la Torre.

EL principal obstáculo que se manifiesta es el de la dificultad de elección. ¿Por qué? Porque el seis en general entraña una trampa: el narcisismo. Es feliz como es aunque con el paso de los años siente que algo le falta. Claro que sí, es que es un arquetipo de juventud. Al mismo tiempo que nos fijamos en personas afines a un Enamorado, capaces de traernos grandes pasiones, deseamos el amor absoluto que nos es desconocido y del que tenemos noticias por otros y en el que a veces pensamos (Colgado).  Así el Enamorado puede soñar ser Colgado, para que la maduración le lleve al Juicio. Si esa secuencia la encontráis invertida, especialmente en la secuencia Enamorado/Juicio/Colgado, estando temporalmente antes el Juicio, implica que la persona es capaz de ejercer una actividad profesional y social madura y responsable, no así en lo más profundo de su ser. Ayudará a entender la esencia del seis la presencia de estos. Los que más “trampa” entrañan son el de copas y el de espadas. El primero porque se cree haber encontrado un yo en otro, ese “alma gemela” que se venera aunque pasara mucho tiempo. En el segundo, el despertar del intelecto es lo más importante, por lo que el viaje debe iniciarse solo, para encontrar la belleza en la paz y en la ausencia. Es muy difícil para un Enamorado caminar solo. Por eso suele tener movimientos de apertura, sexuales, que se identificarían con el seis de bastos, para tener relaciones en las que normalmente las fuerzas no son análogas, sino desequilibradas (seis de oros). No supone un problema tener una fase de desequilibrio. Lo que se requiere es reconocer el problema y no esperar siempre que el viento del azar se lleve el bloqueo por sí solo. El seis además, comparte la energía del tres, con lo que el conflicto bloqueado puede tener origen en edades muy tempranas (tres de espadas) si nos sentimos abandonados por una figura importante, relacionándose asimismo con el padre o madre o el afecto que éstos representan.

 

 El obstáculo del Carro

 

 

Carro

El escollo que se encuentra en el Carro es más bien para quien lo recibe.

El entusiasmo del Carro es innegable. Una persona segura de sí misma, activa, con una gran energía, en parte nómada, sabe perfectamente dónde va, produce alegría inmediata encontrarse con un Príncipe. Pero si os fijáis en la carta, su cuerpo no se ve. Encima del Carro se ve un joven coronado, su torso. ¿Y si es una persona sin piernas, por ejemplo? No aludimos a discapacidades de ningún tipo sino del aspecto externo que asumimos como virtud interna de otra persona.

Al ser conquistador rara vez se encuentra con una fuerza opuesta, que le cuestiona. El por qué es muy sencillo: valoramos manifestaciones externas positivas creyendo que son igualmente dones o virtudes de su personalidad. Quien no evalúa una persona salvo por lo que parece tiene un problema. Es tan atrayente por la sencilla razón de que muchas personas encuentran su felicidad en este grado, en este arcano. Pero no hay que olvidar que el niño tiene miedo cuando crece y conoce realmente el mundo. Antes de eso nos creemos invencibles.

Debemos distinguir la belleza de la energía sexual, la fuerza de la juventud del guerrero del amor profundo que se encuadra también en el intelecto. Cuando se ama desde la inteligencia, la rutina no tiene demasiada importancia, no se necesitan tantas muestras estereotipadas del amor. Tener un encuentro con uno de estos dos arcanos es normal, así como serlo. Pero a la larga, los años nos pasan por encima y no tiene sentido ser un ser incapaz de madurar. Aunque, claro, es arrebatador, es que viene a conquistar!

Las matizaciones que provienen del siete son las siguientes:

En el siete de bastos la energía no está trabajada, es recibida, por lo que habrá que realizar una reflexión inteligente para canalizar la energía sexual. Su mensaje es crear todo. Al contrario que el de espadas, donde la acción es contraria, depojar de todo, vaciar todo. El problema del siete de espadas es que confundimos la realidad con la verdad, con nuestra verdad. Invita a buscar la verdad objetiva. El de oros quiere crear el espíritu a través de la gestación material y en ese sentido podemos elegir. Pero no en toda elección se halla la fortuna. El problema que se encuentra en el de copas, por último, es que la gestación privada e íntima, la ilusión, se convierta en una quimera y conlleve a la alteración de la realidad a través de la actividad emocional.

No siempre el Carro se “escolla”. Encuentra un gran arquetipo de realización de pareja, por ejemplo, junto a la Estrella, que le ofrece un sitio donde hacer una parada, bien para quedarse en tierra de ella, bien para esperar que ella suba y le acompañe. Un grado de inmadurez en Enamorado y Carro vendría simbolizado por otros arcanos mayores como el Mago o bien con los tres de los arcanos menores, además de lo señalado por los seis.

Escribe un comentario:

0



3 comentarios para “Camino emocional en el Tarot. Identificación de situaciones bloqueo (I)”

  1. M.A. dice:

    Mil gracias Sacerdotisa. Excelente entrada. Muy clara y muy intensa. Siempre aportando a tus lectores.
    Me entraña una duda. Por lo que comentas, o eso he querido entender, ¿puede estar una misma persona en diferentes momentos evolutivos con respecto a aspectos diferentes de la vida, sobre todo cuando se es adulto? No hablo de arquetipos con os que nos identificamos, sino de evolución.
    Besos.

  2. sacerdotisa dice:

    M. A, personalmente creo que sí. Si bien es cierto que el que uno se encuentre en un momento evolutivo desequilibrado, o encontrando su rumbo afecta a todo, he visto personas completamente impecables en el aspecto laboral o social y son un desastre emocionalmente. El plano emocional es fundamental para ser una persona equilibrada, serena… Pero qué duda cabe que en algunos aspectos la ingenuidad o inmadurez es sumamente valorada. Lo que realmente me preocupa es que sigamos viendo como triunfadores o personas envidiables a seres deshonetos, en los que basta fijarse un poquito para descubrir que lo externo es puro marketing. Parece que no tenemos curiosidad, somos meros receptores ante lo que parece lo que queremos que sea.

  3. Esperanza dice:

    Gracias, Sacerdotisa. Interesante post. Y lo que comentáis hila muy bien con el anterior sobre astrología… En occidente tenemos la tendencia a creer que nuestras vidas y existencia son lineales y progresivas, unificadas, cuando en realidad, son haces de fractales en espiral, en constante movimiento entre las fuerzas que conforman las matrices.

    Esas fuerzas que marcan las líneas básicas de nuestro mapa personal único se combinan y recombinan, van ‘hacia adelante y hacia atrás’, emergen en distintos momentos, bajo distintas formas, se mueven y se muestran de diversas maneras y oscilan entre los varios ámbitos de una vida, según vamos transitando y vamos abordando retos nuevos, viejos, retos pendientes, o los mismos retos esenciales y singulares que vamos trabajando bajo diversas formas y aspectos, en nuestro camino.

    Al fin y al cabo, nuestra manifestación en este mundo en un momento concreto de la dimensión espacio-tiempo comporta un ADN estelar que es único, un mapa personal singular conformado por una matriz de fuerzas en constante movimiento. La astrología es una herramienta increíble, en este sentido.

    Y, por cierto, es sumamente interesante observar los nodos de la luna en cada mapa o carta astral. Forman un eje que es como la corriente del río que subyace a todo lo demás. Constituyen indicadores alrededor de los cuales giran muchos de los otros elementos de una carta o mapa estelar personal. En unas cartas más predominantemente que en otras, dependiendo de los retos específicos de cada una, pero siempre fundamentales.

    Abrazos.